Las temperaturas empiezan a subir con la época del verano, por lo que hay más probabilidades de sufrir un golpe de calor. Además, en el verano muchos trabajadores son víctimas del calor, en especial aquellos que desarrollan su actividad al aire libre.     

¿QUÉ ES UN GOLPE DE CALOR?

Se entiende como golpe del calor al trastorno ocasionado por el exceso de calor en el cuerpo, generalmente como consecuencia de la exposición prolongada a altas temperaturas o del esfuerzo físico en altas temperaturas.  

El calor es un peligro para la salud. Para que el cuerpo humano funcione con normalidad necesita mantener la temperatura en torno a los 37ºC. Cuando la temperatura está por encima de estos grados, es posible que se dé el golpe de calor.  

Para reconocer un golpe de calor, los primeros síntomas más habituales que suelen aparecer son los siguientes: 

  • Cansancio. 

  • Dolor de cabeza. 

  • Mareos. 

  • Náuseas y vómitos. 

  • Inestabilidad. 

  • Enrojecimiento. 

  • Sequedad de la piel. 

  • Calambres.  

¿CÓMO AFECTA EL CALOR A LAS PERSONAS TRABAJADORAS?

Los trabajadores, especialmente aquellos que trabajan al aire libre o en ambientes calurosos, son los más expuestos a los golpes de calor. Cuando llega el verano, nuestro cuerpo se intenta adaptar a la temperatura con nuestros propios mecanismos, como el sudor. 

Todos los trabajadores que deben realizar tareas en el exterior o interior a elevadas temperaturas pueden llevar el cuerpo al límite y ocasionar accidentes de trabajo. Es importante que estos empleados adopten ciertos comportamientos y medidas para prevenir los golpes de calor.  

En una situación de golpe de calor, debemos actuar colocando a la persona accidentada en un lugar fresco y aireado. A continuación, se le quitarán las prendas innecesarias y será conveniente abanicar a la persona empapando su cabeza y su piel con agua fría. Deberás dar aviso a los servicios de emergencia para que puedan acudir al lugar del accidente.  

MEDIDAS DE PREVENCIÓN DE RIESGOS FRENTE AL CALOR

Cuando las temperaturas son extremas, es importante seguir unas medidas de prevención de riesgos frente al calor. Las medidas que destacan son: 

  • Informar y formar a los trabajadores sobre la carga de trabajo y el nivel de calor que tendrán que soportar cuando estén realizando su esfuerzo físico en un ambiente caluroso.  
  • Conocer los síntomas del golpe de calor y los riesgos de sufrir esto.  
  • Evitar o reducir el esfuerzo físico durante las horas más calurosas del día.  
  • Disponer de fuentes de agua potable cercanas a los puestos de trabajo.  
  • Hacer uso de ropa amplia y ligera que faciliten la disipación del calor. 
  • Evitar beber alcohol o bebidas con cafeína, ya que deshidratan el cuerpo y aumenta el riesgo de sufrir enfermedades debidas al calor.  
  • Distribuir el volumen de trabajo e incorporar ciclos de trabajo-descanso. Es recomendable realizar ciclos breves y frecuentes de trabajo-descanso que períodos largos.  
  • Descansar en lugares sombríos y frescos.  
  • Dormir las horas suficientes y seguir una dieta equilibrada son importantes para nosotros.  
  • Proteger la cabeza con casco, gorra o sombrero y hacer uso de cremas de protección solar.  
  • Beber mucha agua fresca.  

      CURSO DE PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES

      La formación en PRL es necesaria y obligatoria para todos los trabajadores, ya que necesitan saber a qué riesgos están expuestos mientras desempeñan las funciones propias de su puesto de trabajo. La Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales expone que el empresario tiene la obligación de analizar las situaciones de emergencia y adoptar todas las medidas necesarias en materia de prevención y primeros auxilios.  

      Además, a todos los trabajadores le corresponde cumplir con las medidas de prevención adoptada por la empresa y velar por su seguridad y salud en el trabajo y por la de todas las personas que le rodean. 

      Por tanto, un curso de prevención de riesgos laborales es obligatorio para todos los trabajadores con el fin de que tengan el conocimiento exacto de los riesgos a los que están expuestos y adoptar las medidas de prevención pertinentes en cada caso. Nuestro curso es totalmente gratuito y válido en España, ya que está elaborado de acuerdo con el Artículo 35 del Real Decreto 39/1997. Solo tienes que pagar por el certificado oficial.  

      Share This