El mobbing o acoso laboral suele ser una situación frecuente en el trabajo y en la que la persona afectada no sabe cómo actuar y cuáles son sus derechos. En este post te contamos qué es el mobbing y qué pasos se deben seguir para acabar con esta situación.    

¿QUÉ ES EL MOBBING O ACOSO LABORAL?

El acoso laboral, también conocido como mobbing, es la situación en la que un trabajador o grupo de trabajadores realizan una serie de acciones violentas psicológicas de forma sistemática durante un tiempo determinado, sobre una persona en el lugar de trabajo. El acoso laboral afecta por igual a hombres y mujeres.  

El mobbing laboral se produce de muchas formas: amenazas, violencia psicológica, agresiones verbales, burlas, acorralamiento, eliminación de funciones, etc.  

    ¿CUÁLES SON LAS CAUSAS DEL MOBBING LABORAL?

    Al mobbing se le considera como una forma de sufrir estrés laboral, ya que es un problema que ocurre en el entorno de trabajo y tiene su origen entre las personas de la propia organización. Algunas de las causas son: 

    • La organización del trabajo. A la víctima del mobbing se le empiezan a atribuir tareas para que realice mal su trabajo y tenga poco control sobre él.  
    • La dirección. Los jefes autoritarios que no tienen en cuenta el factor humano pueden causar conflictos que desemboquen en acoso laboral. 
    • Las tareas. La monotonía y repetición constante de tareas puede provocar malestar y conflictos entre los miembros del equipo. Además, esta situación se incrementa cuando no se le permite crecer a nivel laboral al empleado.  

    ¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS QUE SUFRE EL TRABAJADOR ANTE EL MOBBING?

    Entre los síntomas que puede sufrir el trabajador en una situación de mobbing son los siguientes: 

    • Dificultades en la comunicación. El trabajador se encuentra limitado en la comunicación, es decir, no se le da toda la información necesaria que debería saber con el fin de que la víctima falle y no pueda comunicarse adecuadamente con el resto del equipo. De esta manera, la víctima encontrará muchas dificultades en la comunicación.  
    • Aislamiento social. Los trabajadores pueden realizar una serie de acciones para evitar que el trabajador tenga contactos sociales. Un ejemplo es impedir que pueda comunicarse con otros compañeros o jefes, ubicarle en un sitio aislado, etc.  
    • Desprestigio ante el resto de los compañeros. Una de las tácticas más comunes para desacreditar la reputación laboral y personal es calumniar e inventar rumores del otro compañero, además de ridiculizarlo y obligarlo a realizar trabajos humillantes.  
    • Desprestigio laboral. A la víctima se le asigna tareas inútiles o absurdas, anulando su capacidad o competencias profesionales; o, por el contrario, le imponen tareas que exigen tener más experiencia y conocimientos a sus competencias. 
    • Salud física o psíquica. Los acosadores comprometen la salud de la víctima obligándolo a realizar tareas graves para su salud. También pueden amenazarlo físicamente o agredirlo, con el fin de provocar ansiedad o depresión.  

    ¿CÓMO ACTUAR EN UNA SITUACIÓN DE MOBBING?

    Ante una situación de mobbing laboral, se debe actuar de la siguiente manera: 

    Identificar el problema.

    Las empresas deben trabajar para evitar que se den este tipo de situaciones. Por tanto, es importante que los trabajadores tengan toda la información necesaria para poder identificar este tipo de situaciones y que sepan actuar y solucionarlo. 

    Documentar y registrar las agresiones desde el inicio.

    De cara a una posible demanda judicial, es vital tener la documentación física para poder avalar nuestro testimonio. Además, es importante hacer públicas las agresiones que se reciben en la intimidad y comunicarlas a tiempo a compañeros, amigos, etc.  

    Controlar la ira.

    Este tipo de situaciones es muy común, por lo que es fundamental controlar la ira y las emociones negativas de venganza porque nos debilita y nos hace perder la credibilidad.  

    Hacer frente al problema.

    El objetivo principal del acosador es hacerte sentir débil y callarte ante estas situaciones. Por lo tanto, lo que debemos hacer es protegernos emocionalmente y defender nuestros derechos y dignidad y dar respuestas a nuestras calumnias. 

    Proteger y guardar con seguridad nuestros datos y archivos.

    De esta manera, se evitará que se manipulen nuestros documentos del trabajo en nuestra contra.  

    Rechazar la culpa del acosador.

    En este tipo de situaciones, las personas tienden a culparse más justificando las amenazas recibidas. Por tanto, lo primero que debemos hacer es no culparnos ni intentar convencer a la otra persona de nuestras acciones. 

    Solicitar la baja laboral.

    Antes de permitir que nos destruya psicológicamente, debemos pedir la baja laboral con el fin de cuidar nuestra salud emocional.  

    Actuar a través de vías legales.

    Share This